Examen Agente de Hacienda 2023: cómo es y en qué consiste

A continuación, te proporcionaremos una visión detallada del proceso del examen de Agente de Hacienda, el cual deberás superar con excelencia para asegurar tu posición laboral permanente.

En qué partes se estructura el examen de Agente de Hacienda

El examen de Agente de Hacienda se compone de dos partes fundamentales que evalúan diferentes aspectos del conocimiento y habilidades de los aspirantes. La primera de llas, es un cuestionario tórico en formato test, mientras que la segunda, recoge supuestos prácticos que el aspirante deberá solventar.

Primer ejercicio

El cuestionario teórico tiene una duración de 1 hora y 40 minutos y consta de un total de 100 preguntas con una sola respuesta correcta, valorada en un punto cada una.

Dado que se trata de una evaluación selectiva, es necesario obtener al menos un 5 para pasarla, conforme a las ponderaciones especificadas en la convocatoria. La puntuación mínima para este cálculo podría ser modificada según lo decida el Tribunal, pero siempre se considerará un resultado eliminatorio.

Segundo ejercicio: Supuesto teórico-práctico

La segunda fase, denominada prueba práctica, también de carácter eliminatorio, dura 2 horas y 30 minutos y está limitada en cuanto al alcance de su contenido, ya que se enfoca exclusivamente en los temas del Bloque III, “Organización de la Hacienda Pública y Derecho Tributario”. La máxima puntuación posible es de 30 puntos, siendo necesario alcanzar al menos 15 para considerarla superada.

Esta etapa tiene como propósito evaluar la capacidad de redacción, precisión y adecuación al desarrollar supuestos prácticos similares a las situaciones que el/la aspirante podría enfrentar en su trabajo diario.

Consejos para prepararse con éxito el examen de Agente de Hacienda

Cuando una persona se está planteando cómo salida profesional hacer la oposición de Agente de Hacienda, una de las primeras dudas que se plantea es si puede preparársela por su cuenta o si necesita de una preparación profesional.

En este punto podemos decir que las dos opciones son posibles. Es cierto que hay personas que preparándose por su cuenta han superado la oposición sin ningún problema, pero no es menos cierto que, en general, esta opción requiere un mayor esfuerzo y dedicación.

Está constatado que es mucho más difícil la preparación particular que la preparación con un profesional dado que, en este último caso, permiten al opositor dedicarse al 100 % a aquello a lo que se tiene que dedicar que no es ni más ni menos que el estudio de los temas; por su parte, desde CTO como centro de formación, tenemos la tarea de facilitar dicha preparación, dirigiendo y planificando los estudios del opositor, supervisando dichos estudios corrigiendo sus defectos y potenciando las virtudes y todo ellos desde el punto de vista de preparación integral de la oposición, impulsado todos y cada uno de los exámenes según su importancia relativa en el contexto de la oposición y el grado de exigencia.