Funciones y competencias del inspector de Hacienda

¿Te has preguntado alguna vez a que se dedica un inspector de Hacienda?

¿Qué es un Inspector de Hacienda?

Un Inspector de Hacienda es un profesional especializado en el ámbito tributario y fiscal que trabaja en el sector público, generalmente en el departamento de Hacienda o de Administración Tributaria de un país. Su principal responsabilidad es asegurar el cumplimiento de las leyes fiscales y el correcto pago de impuestos por parte de los contribuyentes.

Funciones principales del Inspector de Hacienda

A un Inspector de Hacienda le corresponde desarrollar, con carácter general, las siguientes funciones:

  • Con carácter general, le corresponden el desarrollo de funciones directivas de gestión, inspección, ejecución, control, estudio y propuesta de carácter administrativo de nivel superior, en el ámbito tributario.

 

Con carácter particular, destacamos en especial, las relacionadas con la inspección de los tributos:

1. Las actuaciones inspectoras se realizarán mediante el examen de documentos, libros, contabilidad principal y auxiliar, ficheros, facturas, justificantes, correspondencia con transcendencia tributaria, bases de datos informatizadas, programas, registros y archivos informáticos relativos a actividades económicas, así como mediante la inspección de bienes, elementos, explotaciones y cualquier otro antecedente o información que deba de facilitarse a la Administración o que sea necesario para la exigencia de las obligaciones tributarias.

2. Cuando las actuaciones inspectoras lo requieran, los funcionarios que desarrollen funciones de inspección de los tributos podrán entrar, en las condiciones que reglamentariamente se determinen, en las fincas, locales de negocio y demás establecimientos o lugares en que se desarrollen actividades o explotaciones sometidas a gravamen, existan bienes sujetos a tributación, se produzcan hechos imponibles o supuestos de hecho de las obligaciones tributarias o exista alguna prueba de los mismos.

Para el acceso a los lugares mencionados en el párrafo anterior de los funcionarios de la inspección de los tributos, se precisará de un acuerdo de entrada de la autoridad administrativa que reglamentariamente se determine, salvo que el obligado tributario o la persona bajo cuya custodia se encontraren otorguen su consentimiento para ello.

Cuando para el ejercicio de las actuaciones inspectoras sea necesario entrar en el domicilio constitucionalmente protegido del obligado tributario, se aplicará lo dispuesto en el artículo 113 de la Ley General Tributaria. La solicitud de autorización judicial requerirá incorporar el acuerdo de entrada a que se refiere el mencionado artículo, suscrito por la autoridad administrativa que reglamentariamente se determine.

3. Los obligados tributarios deberán atender a la inspección y le prestarán la debida colaboración en el desarrollo de sus funciones.

El obligado tributario que hubiera sido requerido por la inspección deberá personarse, por sí o por medio de representante, en el lugar, día y hora señalados para la práctica de las actuaciones, y deberá aportar o tener a disposición de la inspección la documentación y demás elementos solicitados.

Excepcionalmente, y de forma motivada, la inspección podrá requerir la comparecencia personal del obligado tributario cuando la naturaleza de las actuaciones a realizar así lo exija.

4. Los funcionarios que desempeñen funciones de inspección serán considerados agentes de la autoridad y deberán acreditar su condición, si son requeridos para ello, fuera de las oficinas públicas.

Las autoridades públicas prestarán la protección y el auxilio necesario a los funcionarios para el ejercicio de las funciones de inspección.

Junto a estas funciones de inspección tributaria, los inspectores de hacienda desarrollan otras funciones muy diversas de nivel directivo en el ámbito de la AEAT y de otros órganos del Ministerio de Hacienda.

Habilidades y competencias necesarias

Como para cualquier otra, para preparar la oposición a Inspector de Hacienda se requiere tiempo suficiente y ser muy disciplinado. Si no se dispone de un mínimo de tiempo y no se tiene la predisposición de llevar una vida disciplinada para el estudio, no se está haciendo lo adecuado.

La disciplina, la constancia y establecer una rutina diaria de estudio son muy importantes. Es recomendable estudiar seis días a la semana, preferiblemente de ocho a diez horas diarias (incluyendo en este horario, las horas dedicadas a las clases de preparación). Es imprescindible respetar esa rutina de estudio. Igualmente, se hace necesario descansar un día a la semana, desconectando por completo de la oposición.

Estas cualidades son clave para continuar hasta el final y conseguir el objetivo, que no es otro que aprobar la oposición de Inspección de Hacienda.

Además de esto, a nivel de conocimientos, son competencias de gran valor:

  1. Conocimiento fiscal: Un Inspector de Hacienda debe tener un profundo conocimiento de la legislación fiscal y tributaria aplicable en su país, así como estar al tanto de los cambios y actualizaciones en estas normativas.
  2. Capacidad analítica: Es esencial contar con habilidades analíticas sólidas para revisar y analizar documentos financieros, contables y fiscales de los contribuyentes.
  3. Habilidades investigativas: Un Inspector de Hacienda debe ser un buen investigador, capaz de recopilar información relevante, realizar entrevistas, obtener pruebas y utilizar técnicas de análisis financiero y contable para descubrir posibles casos de evasión fiscal y fraude.
  4. Ética y profesionalidad: Dado el acceso a información confidencial y la responsabilidad de aplicar las leyes fiscales, es fundamental que actúe con integridad, ética y profesionalismo. Debe tratar de manera justa y equitativa a los contribuyentes, respetar la confidencialidad de la información y cumplir con los principios y códigos de conducta establecidos.
  5. Habilidades de comunicación: Un Inspector de Hacienda debe poseer excelentes habilidades de comunicación verbal y escrita. Debe ser capaz de explicar claramente las leyes fiscales y las obligaciones tributarias a los contribuyentes, redactar informes técnicos y comunicar los hallazgos de las inspecciones de manera efectiva. Además, debe ser capaz de manejar situaciones difíciles y conflictivas con tacto y diplomacia.
  6. Pensamiento crítico y resolución de problemas: En su labor de control y fiscalización, un Inspector de Hacienda se enfrentará a situaciones complejas que requerirán un pensamiento crítico y la capacidad de resolver problemas.
  7. Capacidad de trabajo en equipo: En muchos casos, los Inspectores de Hacienda trabajan en equipo, colaborando con otros profesionales y expertos en el área fiscal. Es importante contar con habilidades de trabajo en equipo, ser capaz de coordinar esfuerzos, compartir información y colaborar en la resolución de casos y la implementación de estrategias de control tributario.

¿Qué horario tiene un inspector de Hacienda?

En los puestos desempeñados en Delegaciones y Administraciones de la AEAT y en algunos puestos de los Departamentos centrales de la AEAT, el horario laboral flexible es de 37, 5 horas a la semana de 8 a 15:30 horas de lunes a viernes, con media hora de descanso para el desayuno y con media hora de incentivo horario que no es necesario cumplir, si se cumple una permanencia mínima y unos horarios de entrada y salida.

Actualmente el trabajo se desarrolla en la modalidad de teletrabajo dos días a la semana.

Para determinados puestos directivos, el horario es de 40 horas semanales y parte de ese horario se debe realizar en jornada de tarde.

¿Cómo preparar con éxito las oposiciones a inspector de Hacienda?

Con el objetivo de intentar dar algo de luz a esta pregunta vamos a examinar las variables que inciden en todo proceso de oposición analizando su influencia en el tiempo de preparación distinguiendo entre las siguientes:

  • Variables objetivas: como variables objetivas tenemos principalmente dos:

a. La dificultad del temario de la oposición, de cuya mayor o menor exigencia requerirá de un proceso más largo o corto de preparación.

b. La relación entre el número de plazas ofertadas y el número de opositores preparados que se presenten a la convocatoria: tenemos que tener en cuenta que muchas veces se presentan muchas instancias de personas no preparadas para aprobar o, simplemente, como simulacro. Estas personas no son verdaderamente competencia a los efectos de aprobar la oposición y por lo tanto no se deberán tener en cuenta a los efectos de determinar el mayor o menor grado de dificultad que existe en esa oposición concreta.

  •  Variables personales o subjetivas: existen a su vez dos tipos de variables:

a. La que podríamos denominar capacidad intelectual de cada persona que determinará a mayor capacidad menor tiempo de preparación. En este punto, los preparadores, valoran especialmente la capacidad del opositor para exponer de forma oral los temas que componen el temario del 4º y 5º ejercicio de la oposición.

b. El esfuerzo personal, es decir, la cantidad de horas de estudio y dedicación que cada opositor va a destinar a la oposición.

  • Variables profesionales o de preparación: nuevamente aquí existen dos variables importantes que van a afectar al tiempo necesario para superar cualquier oposición:

a. Temario de calidad: disponer de un temario de calidad que nos permita acceder con garantías al examen y superarlo.

b. Preparador: Disponer de una preparación profesional adecuada al efecto para lo que será necesario que el opositor, tras un estudio de las disponibilidades realice la elección de la mejor opción que exista en el mercado.

  • Variables personales o de entorno personal: aquí también vamos a distinguir dos variables importantes para el éxito en la posición:

a. Entorno personal estable: Es muy necesario tener un entorno familiar favorable que apoye al opositor, le anime y le ayude en estos momentos difíciles. Al hablar de un entorno familiar debemos entenderlo en su sentido más amplio, es decir, aquel que incluye no solo el familiar propiamente dicho, sino también a los amigos y demás personas que se relacionan íntimamente con el opositor.
b. Entorno de estudio: todo opositor necesita un entorno de estudio que le permita y facilite esa labor tan dura y delicada como es el estudio en profundidad de los temas propios de la oposición.

 

Si tenemos en cuenta todas las variables anteriormente mencionadas y tomando en cuenta los resultados de los últimos procesos selectivos, podemos llegar a la conclusión de que el 80% de los aprobados en los últimos años llevaban preparando la oposición de Inspector de hacienda entre DOS y CUATRO años.

¿Cómo te ayudamos en Grupo CTO a preparar las oposiciones?

Cuando una persona se está planteando cómo salida profesional hacer la oposición de Inspección de Hacienda una de las primeras dudas que se plantea es si puede preparársela por su cuenta o si necesita de una preparación profesional.

En este punto podemos decir que las dos opciones son posibles. Es cierto que hay personas que preparándose por su cuenta han superado la oposición sin ningún problema, pero no es menos cierto que, en general, esta opción requiere un mayor esfuerzo y dedicación.

Está constatado que es mucho más difícil la preparación particular que la preparación con un profesional dado que, en este último caso, permiten al opositor dedicarse al 100 % a aquello a lo que se tiene que dedicar que no es ni más ni menos que el estudio de los temas; por su parte, desde CTO como centro de formación, tenemos la tarea de  facilitar dicha preparación, dirigiendo y planificando los estudios del opositor, supervisando dichos estudios corrigiendo sus defectos y potenciando las virtudes y todo ellos desde el punto de vista de preparación integral de la oposición, impulsado todos y cada uno de los exámenes según su importancia relativa en el contexto de la oposición y el grado de exigencia; en este punto, destacar dos aspectos:

  •  La elaboración de preparación de supuestos prácticos rigurosos y actualizados de todas las materias de la oposición que debidamente explicados y resueltos facilite la compresión de la materia por el opositor y le permita aprobar en el menos tiempo posible.
  • El seguimiento del opositor en la preparación y exposición de los temas que componen los ejercicios orales de la exposición (4º y 5º ejercicios), que debe realizarse de forma continuada y exhaustiva, con el mismo fin.